CÓMO AFRONTAR EL ESTRÉS

images (10)
POR QUÉ REIKI
septiembre 14, 2012

CÓMO AFRONTAR EL ESTRÉS

images (26)

EL ESTRÉS                                             

Superar los retos de la vida

¿Qué es el estrés?

“Estrés” significa tensión, tensión emocional y tensión física. Nuestro cuerpo dispone de un sistema de alerta que se pone en marcha ante las situaciones de tensión y provoca distintas reacciones físicas: aumenta la frecuencia cardíaca y respiratoria, aumenta el tono muscular, etc. Su finalidad es adaptarnos a estas situaciones y sin este sistema adaptativo no podríamos vivir. Cuando se ha presionado el botón de alarma se lanza un mensaje desde el cerebro que va directamente al Sistema Inmunológico a través de las células que se hallan conectadas directamente con las terminaciones nerviosas, que reciben el nombre de dendritas o células neuro inmunológicas. El mensaje que emiten es “cerrar”, “parar”.

El problema aparece cuando quedamos atrapados en un estado de estrés, un estado de alerta permanente que nos agota y que es perjudicial para la salud física y mental.

Hay señales que nos avisan del exceso de estrés. Señales de malestar emocional: ansiedad, tristeza, mal humor, inquietud, cansancio, pesimismo, problemas en las relaciones con los demás. Y señales de tensión física: sentir los nervios a flor de piel, un nudo en el estómago, tensión muscular, sudoración, palpitaciones, dolor de cabeza, de cuello o espalda, insomnio.

Si reconocemos estas señales, debemos identificar sus causas y ponernos manos a la obra para controlarlo, antes de caer enfermos.

¿Cómo podemos medir el estrés corporal?

Es posible la medición de los niveles individuales de los órganos; sin embargo, un test denominado Variabilidad de la Tasa Cardíaca (HRV) se ha convertido en la prueba estándar para medir el estrés fisiológico. Resulta sumamente valioso porque refleja el equilibrio existente en el Sistema Nervioso Autónomo. El diseño de este test mide el incremento y el decremento (variabilidad) de la tasa cardíaca en relación con los patrones respiratorios. Representa la mejor prueba médica disponible para medir el Sistema Nervioso Autónomo. El equilibrio de este sistema iguala crecimiento y curación, lo que viene a significar buena salud; mientras que su desequilibrio, o estrés, lleva a la enfermedad y a la mala salud.

Causas del estrés

Cualquier tipo de cambio, incluso si es un cambio positivo, puede causar estrés. Aunque lo importante es el modo en que cada persona reacciona a estos cambios. De hecho, algo que causa estrés a una persona puede no afectar a otra.

Algunas de las causas más frecuentes de este malestar son: la pérdida del trabajo o cambios en el trabajo, separación de la pareja o divorcio, matrimonio, enfermedades propias o de seres queridos, problemas económicos, excesos de responsabilidades, la llegada de un nuevo miembro a la familia, una mudanza, la marcha del hogar de un hijo o una hija, la muerte o enfermedad del cónyuge, etc.

¿Qué puedo hacer para disminuir mi estrés?

Lo primero es aprender a reconocer qué situaciones son las que me provocan estrés y cuáles son las señales que el cuerpo me envía. Por ejemplo: tensión en los hombros y en el cuello, cerrar las manos en forma de puño, tener la mandíbula apretada, etc.

Lo siguiente: aprender a manejarlo. Lo mejor es evitar el evento que lo causa, pero si esto no es posible hay que cambiar la forma de reaccionar ante el mismo.

Algunos consejos:

  1. Afronta los problemas. Analiza los problemas con calma, trata de resolverlos o acepta lo que no puedes cambiar.

  2. Aprende y practica técnicas de Relajación. Las técnicas de respiraciónel masaje y otras actividades relajantes y, por supuesto, la práctica de ejercicio físico, son muy útiles para descargar la tensión.

  3. Adopta una actitud positiva. No debes preocuparte tanto (no te preocupes, ocúpate). Trata de ver los cambios como un reto, no como una amenaza. No seas perfeccionista. Confía más en la gente, en la vida. Recupera el sentido del humor.

  4. Disfruta cada día. Reserva un tiempo diario para alguna actividad que te guste (meditar, hacer deporte, salir con tus amistades, ir al cine, al teatro, al campo, ver exposiciones, viajar) y hazlo sin prisas.

  5. Aprende a decir NO. No siempre tienes por qué cumplir con las expectativas y deseos de los demás. Pon tus límites. Di, NO.

  6. Habla con tus amistades, con la familia. Comparte tus emociones. No te aísles. Es muy útil hablar con personas que han pasado por situaciones parecidas.

  7. Cuídate. Cuida tu cuerpo y tu mente. Los ejercicios de control mental a través de la meditación,  apaciguan la mente cuando está sometida al parloteo continuo de ideas confusas sin objetivos concretos. Hacer ejercicio de manera regular es la forma más saludable de aliviar la energía y la tensión acumulada. Come y bebe con sensatez. Puede parecer que el alcohol y el abuso en las comidas reducen el estrés pero en realidad lo aumentan. Evita el exceso de estimulantes para dormir lo suficiente. 

EJERCICIO DE RESPIRACIÓN PROFUNDA

Recomendado siempre que se advierta que su energía experimenta un bajón, o cuando se sienta estresado a lo largo del día, por un estrés situacional. Este ejercicio interrumpirá la respuesta de estrés, de modo que su organismo dejará de almacenarlo, lo eliminará y, de esta forma, se mantendrá equilibrado el organismo en tan sólo “10 segundos”

  1. Calcule su grado de estrés. Cuando empiece con el ejercicio céntrese en el grado máximo de estrés que está sintiendo en ese momento. ¿Qué nivel de intensidad tiene? ¿En qué medida le está afectando? ¿En la forma de relacionarse con los demás y con el mundo? ¿Lo siente en alguna parte concreta de su cuerpo?. Establezca una escala de 0 a 10, siendo 0 la ausencia total de estrés, y 10 el máximo soportable. Esta herramienta es útil porque cuando establece una valoración, antes y después del ejercicio, podrá comprobar su validez en la reducción del estrés, y sabrá si debe hacerlo de nuevo para reducirlo aún más.

  2. Junte las palmas de las manos en una postura que le resulte cómoda. Puede entrelazar los dedos, emplear la postura de la plegaria o cualquier otra, siempre que las manos están juntas.

  3. Concéntrese en el estrés que quiere eliminar de su cuerpo, ya sea físico, emocional o espiritual.

  4. Haga una respiración profunda durante diez segundos: Inhalaciones y exhalaciones rápidas y potentes (abdominales) aspirando y expulsando el aire, en este caso, por la boca. Emplee el diafragma para que pueda movilizarse el vientre mientras respira, y siempre al compás de su respiración. Si se siente un poco mareado, siga respirando de la misma manera pero reduzca la intensidad de sus respiraciones. Mientras hace la respiración profunda, visualice algo que le sea positivo. Puede ser como el estrés abandona su organismo o cualquier otra cosa. Esto constituirá la parte “meditativa” del ejercicio.

Sugerencias: Tres veces al día, aunque si se hace una sola vez, se podrá apreciar el resultado.

 Controlar el estrés no es fácil, pero es posible. En nuestros talleres introducimos algunos cambios y se aprenden algunas habilidades y recursos para afrontar mejor la vida. MERECE LA PENA!!

Watch Full Movie Online Streaming Online and Download

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *