LA PROCEDENCIA DE LOS CINCO ELEMENTOS

images (38)
EMPEZAR POR UNO MISMO
abril 4, 2013
Shiva Lingam
MINERALES: Lingam
agosto 6, 2013

LA PROCEDENCIA DE LOS CINCO ELEMENTOS

Bola arena

LOS CINCO ELEMENTOS Y LOS ÓRGANOS CORRESPONDIENTES 

En las bases de la Medicina Tradicional China está el conocimiento de los Cinco Elementos (Agua, Madera, Fuego, Tierra, Metal). Su energía y el equilibrio son fundamentales para el funcionamiento de los principales órganos y sistemas corporales, ya que la energía circula de un órgano a otro y para que se mantenga la salud, debe fluir libremente. Cuando la energía se encuentra bloqueada, este desequilibrio puede dar lugar con el tiempo a la enfermedad. 

En la Medicina Tradicional China, los órganos, además de tener una función física, también tienen funciones energéticas, mentales y emocionales. Ellos transforman y almacenan diferentes tipos de energía dependiendo del elemento al que pertenecen. Estos órganos son:

  • Riñón y vejiga urinaria (el miedo):  Es la residencia de la fuerza, en parte adquirida y en parte hereditaria, que anima todo el psiquismo. Se manifiesta con la inteligencia, la voluntad, la malicia, la astucia, la sensatez, la sabiduría, el miedo, la espontaniedad, la capacidad de desear, de retirarse y de replegarse sobre uno mismo. Pertenecen al elemento Agua.
  • Hígado y vesícula biliar (la ira):  Las respuestas instintivas de defensa están avaladas por este par. El instinto de “lucha” o “huida” está grabado inconscientemente en el hígado y en la vesícula; el sistema nerviosos, junto al sistema tendinomuscular, se prepara para una reacción de ataque o de defensa ante un peligro exterior. La impulsividad, la audacia, la extroversión, la agresividad, la irritabilidad, el descontento, la bondad desinteresada se asocian a la pareja hepática. Pertenecen al elemento Madera.
  • Corazón e intestino delgado (la alegría y el dolor): El mundo psíquico comprende la actividad mental en general, la capacidad de juicio, la valentía ética, el respeto de convenencias, la capacidad de crecer interiormente, la seriedad, la capacidad de reir, el dolor, las dudas, la dispersión y la alegría. Las emociones resultan nocivas cuando se experimentan en exceso o durante demasiado tiempo. Para la medicina china, los factores emocionales son una parte importante de las causas que originan las enfermedades. Pertenecen al elemento Fuego.
  • Pulmón e intestino grueso (la tristeza y la inquietud): Reside gran parte de la memoria hereditaria, además de los dolores físicos y psíquicos que experimentamos a lo largo del ciclo vital. Se puede responder positivamente o negativamente a las situaciones de estrés psicológico. La melancolía, la inquietud, la introversión, la cautela, los remordimientos, los afanes, la vulnerabilidad a los cambios. Pertenecen al elemento Metal.
  • Estómago y bazo (cavilar con preocupación): Capacidad psíquica de analizar la realidad, de determinar si dos situaciones son distintas o similares; capacidad de deducción, de decisión consciente, de recordar las experiencias pasadas para valorar el presente. El exceso de preocupaciones, las obsesiones, las ideas fijas, los recuerdos que no se pueden borrar o que se presentan continuamente, impidiendo vivir a fondo la intensidad del momento presente, la tendencia a unir conceptos y actuar con coherencia; la capacidad de autocontrol, los temores respetuosos, la buena fe, la honestidad son situaciones psíquicas que se incluyen en el bazo/estómago. Pertenecen al elemento Tierra.

La energía de los órganos y sus Elementos se generan o se bloquean unos a otros permanentemente en un ciclo continuo, generando de manera negativa: pensamientos, emociones, miedos, tendencias, patologías y diversos problemas o por el contrario, generando de manera positiva: pensamientos, positivismo, emociones, seguridad; en definitiva salud y bienestar. 

Esto demuestra que el Ser Humano está compuesto de un conjunto orgánico indivisible al que tenemos que atender y cuidar para que funcione globalmente y de forma holística. La Ley de los Cinco Elementos nos hace verlo con una perspectiva global y muy diferente a la que estamos acostumbrados desde la medicina clásica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *