NUESTRO MUNDO INTERIOR: ¿Podemos cambiar nuestro comportamiento?

IMG120
LA ENERGÍA MÁS POTENTE QUE EXISTE: El Amor
septiembre 19, 2012
CRISIS
CRISIS: Escapar del dolor y el sufrimiento
septiembre 26, 2012

NUESTRO MUNDO INTERIOR: ¿Podemos cambiar nuestro comportamiento?

IMG214

RE-PROGRAMAR EL CEREBRO

Para entrar en el nuevo paradigma mental y social debemos romper con las experiencias pasadas que están anticuadas que ya no son aplicables a las nuevas condiciones del mundo en el que vivimos y, más importante aún, romper con las viejas costumbres. No hay que cambiar el mundo, sino cambiar la percepción del mundo. ¿El cambio es posible?. En los seres humanos existen enormes esperanzas de cambiar. Y para cambiar hay que dejar de ser la persona que se es, no se pueden seguir haciendo las mismas cosas que se hacían antes, no se pueden tener los mismos hábitos ni los mismos pensamientos una y otra vez, y sobre todo hay que ver el mundo, la vida y el Universo con una renovada percepción.

Sabemos que nuestros pensamientos moldean nuestro cerebro, nos convierten en lo que somos.

Si nuestros pensamientos son negativos creamos un mundo negativo. Si son positivos creamos un mundo positivo y esperanzador. Cada pensamiento es una extensión de nuestras dentritas en el cerebro. Lamentablemente, muy a menudo, los pensamientos negativos se convierten en neurosis, repitiEndo con frecuencia este proceso hasta enquistarse. A veces es una respuesta de pura supervivencia, como es el caso de los miedos, temores o peligros. Pero estos miedos terminan pasando factura al cuerpo y creando enfermedades. Sin embargo podemos romper los malos hábitos, reprogramar el cerebro y hacer que aparezcan comportamientos nuevos. Para ello, hay que forzar al cerebro con patrones y secuencias nuevas que nos aporten positivismo, seguridad, inquietudes de conocimiento y armonía…

Las investigaciones recientes están demostrando aspectos muy importantes del cerebro. Uno de ellos es que, a cualquier edad, se activa un proceso de neurogénesis, es decir, se crean nuevas neuronas. Esa plasticidad cerebral es algo que no sospechábamos hasta hace relativamente poco. Se sabía que las dentritas se extendían a cualquier edad siempre que ejercitásemos nuestra mente. La creación de neuronas especialmente en el lóbulo frontal es una nueva posibilidad de enriquecimiento cerebral que no se había considerado. Ahora tenemos que enseñar al cuerpo que nosotros conocemos nuestra mente, que podemos darle instrucciones para que armonice nuestro cuerpo, para que sane los lugares dañados. Podemos reprogramar nuestro cerebro para cambiar el comportamiento.

Para conseguir este nuevo objetivo también debemos cambiar nuestras actitudes, nuestra forma de pensar, así como deshacernos de nuestros miedos, temores y complejos para alcanzar un pensamiento positivo y tener la confianza y la seguridad de que con nuestros pensamientos podemos cambiar nuestra vida, nuestro cerebro y nuestro cuerpo. Si no hay experiencias nuevas, seguiremos viviendo con los sentimientos del pasado.

Vemos que nuestro desarrollo depende de una transformación interna, no de conquistas exteriores, de una transformación en la forma de pensar. La verdadera realidad la alcanzamos a través de la experiencia directa y personal, del único encuentro verdadero con nosotros mismos. Pues la persona que vive repitiendo los mismos pensamientos, las mismas creencias y los mismos dogmas infalibles, crea un cerebro que no cambia, vive en la misma mente cada día. Hay que enfrentarse sin miedo a las inquietudes que nos rodean, razonar acerca del sentido de la vida, de la muerte o el significado del Universo que nos rodea.

Hay que pararse a pensar qué queremos de la vida y saber si lo que queremos nos llenará o será un falso valor más que nuevamente nos llevará a padecer angustias y ansiedades. Se trata de saber qué nos llena de verdad. Es posible que envidiemos una casa con piscina, un armario lleno de lujosas ropas y otras cosas, un coche lujoso o deportivo, pero una vez que tengamos todo eso, veremos que tal logro no cambia nada nuestras angustias, nuestras ansiedades, y que esas conquistas sólo se han convertido en un parche que ha tapado lo que deberíamos haber resuelto prioritariamente: nuestro mundo interior.

¿Y cuándo empezamos a cambiar?

Simplemente, cuando nos conocemos a nosotros mismos, cuando preguntamos a nuestro cerebro y corazón y somos conscientes de las respuestas, cuando hacemos un análisis histórico de nuestras vidas y vemos cómo hemos reaccionado a través de los sucesos que han acaecido. Cuando, a través de nuestro cerebro, somos conscientes de nuestras emociones y las exteriorizamos, pero dominándolas, no dejando que ellas nos dominen a nosotros y nos manejen. Las emociones descontroladas son la causa de muchos de nuestros fracasos en la vida. La química cerebral es la causa de las emociones, pero nosotros somos los responsables de dosificar esa química y darnos cuenta de sus consecuencias y actuaciones.

En resumen, se trata de todo un nuevo paradigma de la forma de pensar y ver el mundo, de enfrentarse a los nuevos misterios y la realidad de lo que somos. Una utilización más racional  del uso de nuestro cerebro nos permitirá mejores resultados en nuestras relaciones con los demás y en nuestra salud. Ya sabemos qué nos ha aportado la sociedad, el sistema y las creencias actuales, ahora se trata de llegar más allá, buscar una nueva forma de vida que sólo la obtendremos cambiando nuestra manera de pensar.

A la contra, el nuevo cambio puede significar cierta sensación de soledad, ya que difícilmente seremos comprendidos por aquellos que permanecen igual que siempre. Sin embargo, esa soledad nos aportará una mente más poderosa. La soledad y la incomprensión fortalecen nuestra mente. La verdadera sabiduría se halla en los momentos de gran soledad, esos momentos en los que se abre la mente y nos revela lo que difícilmente podemos expresar con el lenguaje, cuando nos muestra la verdadera esencia de la sabiduría y cuando la mente y el cuerpo se convierten en uno. A esto último yo le llamo estar en equilibrio y armonía con uno mismo y con la vida. Y a través de la armonía llega la felicidad, la tranquilidad del alma.

2 Comments

  1. He leído gratamente el artículo. Siento que tenemos la misma filosofía. Me presento, soy Enrique Borredá, dirijo el Heilpraktiker Tutorium de Valencia, trabajo como spinologista desde hace cais 32 años.
    Una de las características principales de mi profesión es la actirud que tenemos ante la salud y la vida. Siempre hablamos de una sabiduría innata que es la que hace, por ejemplo, que ahora yo esté escribiendo y tu leyendo, a la vez que hace que nuestro cuepo segregue hormonas, queme claorías, se mueva, en definitiva que mantenga un equilibiro químico constante llamado técnicamente “homeostasis”.
    Nuestro trabajo ayuda a eliminar periódicamente interferencias nervisosas que se dan en la columna vertebral, prinicpalmente. Esto ayuda a que el “hábitat” del cerebro sea más adecuado, con una presión del líquido cefalorraquídeo mantenida, que tenga el mejor riego posible todo el encéfalo y que, en consecuencia, las funciones del sistema nervioso central se desarrollen de la mejor forma, entre ellas la neuoplasticidad que acertadamente mencionas.
    No intento hacer una apología de mi profesión, lo que quiero es reforzar todo lo que has escrito desde un plano más físico sin olvidar los otros. Cuando la gente conoce su cuerpo, lo entiende y, sobre todo, lo respeta se conoce mejor a sí misma. Seguro que es más capaz de adaptarse al devenir de la vida. Por cierto, Walter B. Cannon en su libro, “La sabiduría del cuerpo” ya explicaba que la vida es adaptación constante. Si se hace bien estamos bien, si no, no estamos tan bien.
    De aquí la complicidad entre lo que dices y lo que te relato. Y me despido con tu frase “Y a través de la armonía llega la felicidad, la tranquilidad del alma.

    Enhorabuena por aportar luz en momentos en las que escasea.

  2. JoGa says:

    .
    Sinceramente excelente y oportuno.
    Leyendo me iba identificando, y pensando
    que estaba leyendo un escrito mío; ciertamente que no era así
    por el enfoque de lo escrito y de algunos detalles
    en los que miro desde otro ángulo.
    Pero lo voy a releer, pues motiva e inspira y el contenido lo considero
    de una aplicación provechosa para todos los que queremos mejorar como personas y en nuestra salud mental-emocional y física.
    ¡gracias!
    Ss.Cs.
    JoGa.
    .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *